Racismo en el deporte: un lastre para el avance social.

El deporte, como la sociedad en general, está experimentando cambios constantes en relación a la aceptación e inclusión de personas de diferentes razas/países en este ámbito; sin embargo, ocasionalmente vemos algunos casos en los medios o en nuestras propias carnes que nos hace darnos cuenta que queda mucho por hacer.

Uno de los casos que más observamos son los insultos que reciben los futbolistas de color en los campos de fútbol. Uno de los casos más sonados y que más revuelo causó en su momento fue el caso de Dani Alves, jugador del F.C. Barcelona, que cuando se disponía a realizar un saque de esquina en el partido que jugaban de visitante ante el Villarreal, un aficionado le tiró una banana a sus pies. Durante el partido, además, un sector de la grada local más radical se había dedicado a proferir insultos al jugador, llamándole “mono”. Ante esta situación, el jugador actuó de una forma un tanto inusual pero a la vez correcta, sin necesidad de insultar, comiéndose la fruta y continuando el partido. Este caso tuvo gran repercusión en España, tanta fue que el propio Villarreal encontró al autor del lanzamiento y fue sancionado ejemplarmente, algo que la sociedad pedía a gritos y que desde aquí aplaudimos.

Resultado de imagen de dani alves platano

Ocasionalmente en los medios también observamos como, tras estos insultos, los jugadores no son capaces de soportar la presión y deciden salir del campo. Estas situaciones, con la fuerza que ahora tiene la igualdad en la sociedad, significan dar un paso atrás en la inclusión y aceptación a todas las personas por igual. Estos hechos son puntuales, no todas las semanas, en todos los partidos, un jugador de color es víctima de racismo, pero no por ser puntuales han de ser menos perseguidos, rechazados y penados.

Por suerte, en España desde el año 2011, el racismo está penado. La ley para la igualdad de trato fue aprobada el 27 de mayo de 2011, entrando en vigor posteriormente ese mismo año. Gracias a esto, las personas que puedan verse afectadas por esta situación están amparadas por la ley y pueden denunciar este hecho, pudiendo llegar a una indemnización de hasta 60.000 euros por “crear un entorno intimidatorio, hostil, humillante u ofensivo”. Esta ley abre la puerta a que la gente no tenga miedo a sentirse rechazada en nuestro país, algo bastante bueno que hace que seamos un país bastante más avanzado que otros en temas de igualdad. Una muy buena señal.

El racismo traspasa fronteras y, obviamente, España no es el único país en el que encontramos estos casos, ni el fútbol el único deporte en el que se dan. La NBA, la competición de baloncesto nacional estadounidense y la más famosa del mundo, también lo sufre, quizás con un mayor grado de frecuencia incluso. Estados Unidos es un país que tiene un sector de la población racista por naturaleza, que tienen un gran odio hacia los afroamericanos y la gente extranjera. En la NBA, los jugadores afroamericanos sobre todo (en 2010, el 77% de los jugadores eran afroamericanos) sufren las consecuencias de la mentalidad tan arcaica de estas personas. Estrellas actuales del baloncesto como LeBron James, Kevin Durant o Russell Westbrook han sido víctimas de racismo a lo largo de su carrera deportiva, éste último teniendo un desafortunado suceso hace menos de menos de 1 mes en Utah.

Westbrook responde a los insultos de un aficionado desde la grada.

En EEUU, al tener ya no solo un conflicto en el deporte, si no que el racismo es algo contra lo que luchan día a día en las calles, las repulsas contra este tipo de actos son más públicas y cuentan con mayores reacciones que en cualquier otro país. La concienciación es muy importante, y las estrellas del deporte salieron rápidamente a mostrar su rechazo al hecho nombrado anteriormente, lo que causó una gran repercusión, y se logró que fueran multados y expulsados de por vida los autores de los comentarios. Es importante que en todos los países se adopte esta manera de actuar tan rápida y efectiva, ya que algunas situaciones quedan impunes y no podemos dejar que esto suceda.

Racismo y deporte son dos palabras que no deberían ir nunca de la mano. Son dos conceptos que debemos tratar que sean antagónicos, ya que no podemos dejar que personas no puedan llegar a cumplir sus sueños o realizar aquello que les gusta o se les da bien por el mero hecho de haber nacido en un país diferente, tener un color de piel distinto o tener una cultura o religión opuesta a la nuestra. España es un país que está muy avanzado en este hecho, a pesar de las situaciones ocasionales que vivimos. Casi todos hemos tenido un compañero de equipo negro, latino o europeo, y no por su procedencia se le ha dejado de lado. El racismo se está combatiendo duramente y, bajo nuestro punto de vista, ha de seguir así para que, en un futuro, pueda desaparecer por completo.

Resultado de imagen de lucha contra el racismo en el deporte

BIBLIOGRAFÍA

https://elpais.com/deportes/2019/03/25/actualidad/1553505389_388956.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Ley_para_la_igualdad_de_trato_(Espa%C3%B1a)

https://www.elmundo.es/deportes/2014/04/30/5360aaffca4741f0368b456d.html

Anuncios

Publicado por

Papissociologos

Somos estudiantes de CAFD y pertenecemos al grupo B3 de la asignatura de Sociología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s